Es el momento de la transformación digital en tu despacho

Adapta tu despacho al entorno 3.0

Vivimos en un mundo de cambios. Un entorno global donde muchas cosas están cambiando a gran velocidad. Las novedades tecnológicas como Big Data, Internet de las Cosas, Drones y la propia Inteligencia Artificial llegan para quedarse y para hacer más competitivas cualquier tipo de empresa.

Pero, ¿Cómo debo introducir el componente tecnológico en mi bufete?  Esta es una pregunta que la mayor parte de los 100.000 despachos de abogados que hay en nuestro país se cuestionan, como parte de su estrategia de negocio.  Se trata sobre todo, como cuando hablamos del marketing jurídico, de tener tu traje tecnológico a tu medida.

El papel de la tecnología ya es clave en la mayor parte de las firmas legales. Aplicaciones como las que ya conocemos de CRM sirven para que cualquier entidad pueda gestionar su cartera de clientes. Saber cómo van los temas, en qué estado se encuentran sus gestiones y lo más importante para un despacho qué perspectivas de cobro hay.

Al final cualquier empresa de servicios, y los despachos no dejan de ser una empresa de servicios jurídicos está orientada a ganar dinero de forma lícita y teniendo el menor número de impagados posibles. En esa gestión del despacho contar con aplicaciones informáticas son claves para tener claro los pagos a terceros, obligaciones tributarias y un control del coste.

La tecnología sigue avanzando. Es un pilar importante de cualquier despacho porque les hace más eficientes de cara a terceros. Los expertos vaticinan que con la llegada de la Inteligencia Artificial, tecnología más avanzada muy cercana a la robótica, habrá servicios que puedan derivarse a las máquinas y dejar la parte más de valor añadido y de opinión para el propio abogado. Un debate que acaba de abrirse del que no tenemos claro su desenlace.

Lo que sí parece estar claro es el papel de la tecnología y de la transformación digital que acometen los despachos. Apostar en tecnología para ser mejor, atender al cliente en menos tiempo, cuestión que redundará además en nuestra vida personal y profesional. Nadie debe olvidar el efecto que la tecnología puede generar en los abogados, de cara a tener de más tiempo libre a nivel personal.

El trabajo de encontrar la tecnología adecuada al despacho no es sencillo. Cada uno debe de velar por sus intereses profesionales. No vale lo que hace el vecino porque cada firma tiene una realidad profesional diferente de cualquier otra. En el caso que no tengamos claro lo que vamos a hacer, pregúntenos a algún experto de confianza. La inversión en tecnología no es precisamente barata y hay que hacerla con cabeza.

Cualquier apuesta tecnológica requiere una formación a medida. Cuando tengamos claro lo que vamos a hacer, negociemos con nuestro proveedor informático también una serie de horas tutorizadas que nos ayudarán a entender la aplicación. Esta es una formación que debe realizar todo el despacho, cada uno a su medida. Desde los socios, secretarias y personal de apoyo. Todos deben entender que el cambio tecnológico es necesario.

Lo bueno de la tecnología es que se verá implementada pronto y sus resultados serán visibles de forma rápida. El cambio se verá en dos direcciones, a nivel interno, los procesos serán más agiles y habrá actividades, las más sencillas que se conviertan en tecnológicas, lo que repercutirá en el abogado y su tiempo libre. Y la otra dirección de la apuesta tecnológica es de cara al cliente. Con el uso de la tecnología esa relación será más sencilla y directa.

Hay que darse cuenta que la tecnología es un aliado para cualquier profesional. Por eso contar con LexGoApp, como aplicación jurídica es algo que debes tener muy en cuenta. Tenla cerca siempre de ti y no te olvides de utilizarla en tu gestión diaria

 

Nos leemos en redes sociales

Cordiales saludos,

@Luisja Sánchez

Periodista y Emprendedor Jurídico

Recent Posts